Brunch en Barcelona – Meatpacking

MEATPACKING

Ideal para ir en pareja, en grupo o incluso solo, el Meatpacking se adapta a tus exigencias acogiéndote en su terraza o en su interior cuidado en cada detalle. La carta ofrece… platos delicados y tentadores preparado con huevos biológicos.

Travessera de Gracia, 50-52
08021 Barcelona
Barrio: Sarriá – Sant Gervasi
932 008 908
www.meatpackingbistro.com
Carta con precios en la web

Horario:
Lun-Viem: 09:00h – 00:00h
Sáb          : 11:30h – 01:00h
Dom        : 11:30h – 16:00h

Horario brunch:
Sáb, Dom y festivos
11:30h – 16:00h

Pago con tarjeta:
Reservas:
Precios: 10-20 €
Wi-Fi: no
Servicio a la mesa:
Terraza: sí, 6 mesas
Música: agradable no alta
Alcohol:
Ruido: medio-bajo
Sofás: los asientos al lado de dos paredes son sofás
Extras: tienen periódicos

Fui a comer brunch al Meatpacking un domingo de finales de octubre al mediodía, tras haber reservado una mesa por teléfono. La primera impresión del local fue muy agradable, con una luz, una temperatura y una decoración muy acogedoras. Los asientos pegados a dos paredes son sofás y en general las sillas también son muy cómodas. Entre dos columnas han colocado una larga mesa donde la gente puede compartir una charla con cualquiera se siente a su lado. La música, además, permite comunicarse sin problemas gracias al género que se escucha, así como a su volumen no alto. La edad media de los comensales era de unos 35 años y al entrar había también una niña pequeña. En el local caben perfectamente unos cochecitos de niño. En el local no había demasiada gente, pero sí hubo cambios de mesas.
Nos sirvieron las bebidas en seguida, pero la camarera, muy amable, se equivocó con el pedido de la comida. Pedí unos huevos benedict que tenían un sabor espectacular. El hecho de tener en la carta la información de que los huevos que usan son ecológicos, te hace enriquecer el espíritu dominguero. Unas segundas bebidas tuvimos que pedirlas dos veces, porque parece que se olvidaron, pero cuando la camarera es amable se le pueden perdonar unos descuidos. El chico que nos cobró, sin embargo, no era muy comunicativo y de su parte no escuchamos ni un gracias ni un adiós. Los precios son aceptables y como mujer considero las raciones más que suficientes, mientras podrían resultar pequeñas para un hombre con mucho apetito.
El lavabo de mujeres era muy limpio, con papel y de un tamaño perfecto.
Aunque el clima ya no era templado, la terraza con sus seis mesas estaba abierta.
Ya tengo ganas de volver al Meatpacking para probar otras de sus especialidades.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s